Los tiburones son bestias voraces, pero no demasiado cuidadosas. A menudo devoran todo lo que encuentran a su alcance que parezca apetitoso confiando en que los potentes ácidos de su estómago harán el resto. Eso lleva a hallazgos realmente inusuales cuando se examina el estómago de uno de estos animales.

Read more…