Si estás buscando un lugar para disfrutar unos días de vacaciones alejada de todo el estrés de la ciudad, el trabajo y el ruido… deberías pensar en visitar Gran Cayman.  Podrás disfrutar de playas, sol, rica comida, mercados y más. ¿Qué hace a esta isla una paradisiaca?

1. Playas cristalinas. “La playa de Seven Mile Beach es una de las playas más amadas en el Caribe. Con su suave arena como polvo blanco y su cálida agua turquesa, ¡no hay nada cómo esto!”, explica Nicolas Franco, Coordinador de Mercadeo del Grand Cayman Marriott Beach Resort

2. Comida auténtica y ambiente festivo. Imagina terminar un día de pesca o un paseo en bote con una cena y tragos en un restaurante a la orilla del mar. Eso podrás hacerlo si visitas The Kaibo Beach Bar, localizado cerca del Rum Point, una marina pesquera. “Ahí encuentras comida fantástica y diferente opciones de bebidas con unas vistas impresionantes de Grand Cayman”, afirma Franco.

3. Mercado local y feria de artesanía. Si quieres una experiencia orgánica de la isla este es tu sitio a visitar. En el área comercial de Cabana Bay, un paseo de tiendas y restaurantes, puedes encontrar el Farmers and Artisans Market todos los miércoles. Los residente de la isla van a comprar productos frescos. Además, el mercado es muy popular por la joyería hecha a mano y los productos de cuidado de la piel, destaca el ejecutivo hotelero. “Una de mis favoritas Cayman Scents, ¡hacen los más deliciosos jabones y velas!”, añade.

4. Un “increíble” encuentro con mantarrallas. “Una visita a Stingray City es absolutamente mágica. Imagina estar parado en un bar de arena mientras las mantarrallas de todos tamaños te rodean. “¡Decir que la vista es increíble sería minimizarlo! Es una experiencia que no deben perderse y siempre recomendamos esta excursión a nuestros huéspedes”, revela.

5.  Un hotel con estadía mágica. Grand Cayman Marriott Beach Resort es un lugar como no hay otro. Desde el momento que bajas del avión y tomas la brisa salada del Caribe, hasta el instante en que te sientas en tu silla de playa, sientes el sol en tu rostro y entras al mar, se crea una conexión especial con la isla”, explica Nicolas Franco.
Asimismo es esa noción de relajación, de estar en casa, como en familia, es lo que hace la hospedería diferente. El arte de olvidar lo que está pasando y reconectar con la naturaleza, lo experimentarás allí. “Saber que podrás contar con que tu casa de playa (Beach Home) será tu paraíso, no tiene precio”, agrega.

Además, asegura que su deseo es evocar la alegre nostalgia del verano; un momento en que la vida es brillante y sin compromisos. “Hacemos todo para proveerle a los huéspedes la mejor experiencia en una casa de playa (Beach House Experience), creando diversión, y una atmósfera de relajación donde la familia, puede reunirse, conectarse y pasar tiempo juntos”, puntualiza el Coordinador de Mercadeo del Grand Cayman Marriott Beach Resort.