Samsung lleva semanas enfrentado a una de las peores pesadillas que puede encarar un fabricante de cualquier cosa: que uno de sus productos tenga un fallo que suponga un riesgo físico. Al final ha optado por una solución dolorosa pro necesaria: había que matar al Galaxy Note 7.

Read more…