Todos tenemos nuestros métodos para ir de compras, pero, cuando vamos al supermercado, la mayoría de nosotros hace lo mismo: arrastrar lentamente el carrito y quizá repasar una lista arrugada. Eso ofrece muchos beneficios para el propio supermercado, pero muy pocos para el cliente.

Read more…