Los instrumentos para hacer cálculos aritméticos llevan con nosotros más de 4.000 años, desde la aparición del ábaco en la antigua Mesopotamia. Y aunque parezca que hay mucha distancia entre el ábaco y la aplicación Calculadora de nuestro smartphone, la lógica digital también funciona sin electricidad.

Read more…