Cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Liverpool comenzó a estudiar las corrientes del Mar Caribe, lo último que esperaban encontrar era un sonido. Y no es un ruido de oleaje cualquiera. Es tan potente que afecta al campo gravitatorio terrestre. Literalmente, se puede detectar desde el espacio.

Read more…