Durante años la señora Scott recibía la misma llamada a la misma hora de la mañana. Aunque familiar, jamás supo de quién se trataba. Parecía claro que era un hombre cuyo timbre de voz sonaba distorsionado. Llamadas todas de unos pocos segundos, lo suficiente para saber que ese hombre tenía a su hija.

Read more…